3 dic. 2012

PERIFERIA DE UN OCASO


 
Veo sin remordimiento
que la triste vida
fluye
En la periferia de un ocaso.
 
Y así
acontecen mis días
sin tribulaciones
en el mar de oquedades
que se lleva la corriente
tumultuosa de los seres.
 
Más esta dimensión
de vientos silentes
que opaca
la sustancia etérea
se aleja vertiginosa
a otros firmamentos
menos densos
más iridiscentes
de lunas eternas
en el cálido sopor de la memoria
que todo lo contiene.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario