10 oct. 2012

TODO EN CALMA



En un día tranquilo
parecen dormir sobre el tejado
los rayos mortecinos del sol
en cálido abrazo
con los rostros ausentes de los muertos.
 
Todo en calma…
acontece la vida cuando no pasa nada
y una tibia sombra
refresca el cristal de la ventana
que resguarda las heridas del tiempo.
 
Nace y muere el día
con voces que se encienden en mis labios
y se apagan en las noches descarnadas de los verbos
¡palabras huecas!
húmedas nubes entornadas en un rincón del mar
arenas del crepúsculo sonámbulo de la esperanza
susurro intemporal de las palabras.
 
Placido el viento
con su suave brisa
agita la ventisca en el lindero
de una cueva umbría
claridad del pensamiento
amanecer de la tormenta
contenida en las breves y límpidas aguas
donde se bebe la sed que refresca
el anhelo pertinaz de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario