16 oct. 2012

BUENA SUERTE, MALA SUERTE



DÉCIMA
 
En el aciago camino
viose un hombre diletante
que reía muy campante
su coraje y su destino
más la suerte lo previno
de mortal despeñadero
entre piedras y un madero
surgió un cofrecillo de oro
que presto agarró el tesoro
hundiendo su cuerpo entero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario